Acciones

Orgulloso de ser Ingeniero en Informática”, empleabilidad de la Ingeniería en Informática

Por Javier Pagés, colegiado del CPIICM

¡¡Es la Ingeniería Informática, Idiota!!


La gran importancia del plan de estudios

Según la ley 12/1986 de 1 de abril sobre regulación de las atribuciones profesionales de los arquitectos e ingenieros técnicos, en su preámbulo dice “las atribuciones profesionales de los Arquitectos e Ingenieros técnicos serán plenas en el ámbito de su especialidad respectiva, sin otra limitación cualitativa que la que se derive de la formación.

En dicho PREÁMBULO, dice “A través de la expresada normativa vinieron a introducirse una serie de restricciones y limitaciones en el ejercicio profesional de dichos titulados que se han ido modificando y corrigiendo por el Tribunal Supremo, sentándose como cuerpo de doctrina jurisprudencial el criterio de que las atribuciones profesionales de los Arquitectos e Ingenieros técnicos serán plenas en el ámbito de su especialidad respectiva, sin otra limitación cualitativa que la que se derive de la formación y los conocimientos de la técnica de su propia titulación y sin que, por tanto, puedan válidamente imponérseles limitaciones cuantitativas o establecerse situaciones de dependencia en su ejercicio profesional respecto de otros Técnicos universitarios.”

Según lo expresado, entendemos, que siendo el plan de estudios la formación, este plan de estudios definirá nuestras atribuciones profesionales y lo que no esté, no será atribución nuestra.

Por ello insistimos, y así lo estamos demandando en todos los foros, que se debe definir una relación de posibles atribuciones profesionales, y éstas, deberán estar en el próximo plan de estudios que se defina.

 


 

Alegaciones al proyecto de real decreto por el que por el que se modifica el real decreto 1837/2008, relativas al reconocimiento de cualificaciones profesionales

Alegaciones al proyecto de real decreto por el que por el que se modifica el real decreto 1837/2008, de 8 de noviembre, por el que se incorporan al ordenamiento jurídico español la directiva 2005/36/ce, del parlamento europeo y del consejo, de 7 de septiembre de 2005, y la directiva 2006/100/ce, del consejo, de 20 de noviembre de 2006, relativas al reconocimiento de cualificaciones profesionales, así como a determinados aspectos del ejercicio de la profesión de abogado, para la incorporación de la directiva 2013/55/ue, de 20 de noviembre de 2013.